jueves, 26 de junio de 2008

ENTONCES

Salí a las 5 de la mañana de su casa. Afuera hacía un frío de mierda pero no me importó. Esperé un taxi en minifalda en San Blas. Y no me pasó nada.

Me tengo miedo a mí misma, a lo que soy incapaz de hacer, a lo confuso que puede ser mi propio sentir y a lo terrible que es mi actuar... soy un monstruo que sonríe.

1 comentario:

LUIS VELA III dijo...

Que buena sensibilidad..
Me regusta tu diseño del blog.
Saludos